Revisión: qué se sabe hasta el momento sobre la relación entre microbioma oral y embarazo

Una investigadora actualizó todo lo conocido sobre el impacto de los microbios bucales y su incidencia en el desarrollo normal (o patológico) de la gestación.

Gracias a las tecnologías de secuenciación metagenómica se puede saber que la complejidad del microbioma oral es mucho mayor de lo pensado hasta el momento. Esto “trae nuevas consideraciones sobre la contribución del microbioma oral y la disbiosis microbiana oral al metabolismo materno, la inmunidad y la salud de los bebés. Y la necesidad de mejores enfoques de predicción e intervención para evitar los resultados adversos del embarazo”, afirmó la doctora  Yvonne Kapila Changchang Ye (Universidad de California) a la publicación española Gaceta Dental.

Por ello realizó una revisión sobre el tema que fue publicado en la revista Periodontology 2000 de las cual se destacan los siguientes puntos, publicados en el artículo Relación entre los cambios del microbioma oral y los resultados adversos del embarazo del citado medio.

-La composición del microbioma oral cambia en forma patogénica durante la gravidez y vuelve a la línea base (“microbioma sano”) durante el postparto. Se cree que las hormonas sexuales femeninas como progesterona y estrógeno son las responsables de dicha transformación. Si una mujer padecía gingivitis o periodontitis, éstas pueden empeorar significativamente durante el embarazo.

-Se piensa que la periodontitis afecta los resultados del parto gracias al rol que juegan patógenos claves. Por ejemplo, la evidencia clínica muestra que cuando en la placa subgingival se detectan mayores cantidades de Po. gingivalis, se eleva el riesgo de parto prematuro. Pr. intermedia y A. actinomycetemcomitans prevalecen en las muestras subgingivales de pacientes con preeclampsia.

Asimismo, “la gingivitis libera marcadores inflamatorios y bacterias al torrente sanguíneo sistémico que pueden llegar a la placenta e inducir malos resultados en el embarazo, como el parto prematuro”, sostuvo la doctora Changchang Ye.

-El microbioma oral sufre mayores cambios en comparación con el microbioma intestinal y vaginal (Wang et al.). En dicho estudio también se correlacionó positivamente los niveles de glucosa con la abundancia de Neisseria/Leptotrichia en el microbioma oral de las embarazadas observadas.

-De acuerdo a estudios recientes, la placenta posee su propio microbioma endógeno. La colonización de este microbioma puede ser distinta entre embarazos sanos y complicados. “Y aunque la existencia de un microbioma placentario en madres sanas sigue siendo controvertida, sí se cree que puede albergar patógenos potenciales”, sostuvo la doctora Changchang Ye.

-De acuerdo a la autora, “existe una diseminación hematógena de microbios desde la cavidad oral a la unidad materno-fetal placentaria a través de una bacteriemia recurrente”, indica el artículo. Esta hipótesis es apoyada en el hecho de que se detectaron microbios como Po. gingivalis y F. nucleatum en unidades fetales placentarias en estudios clínicos. Éstos podrían estar involucrados en el desarrollo y la progresión de inflamaciones.
También, otras investigaciones dieron cuenta de que el microbioma placentario tiene un perfil taxonómico compuesto por microbiota comensal no patógena de Firmicutes, Tenericutes, Proteobacteria, Bacteroidetes y Fusobacteria. Es decir, un perfil distinto al de la vagina, pero similar al del microbioma oral.

En conclusión, estos datos sobre el microbioma oral poseen potencial para predecir resultados adversos del embarazo; aunque se necesita más estudios para confirmar este potencial. Así todo, esta información “arroja luz para poder considerar posibles factores protectores y enfoques terapéuticos” que eviten consecuencias indeseadas.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*