El bruxismo dejó de ser una parasomnia

Más avanza la ciencia, mejor se comprende la compleja etiología del bruxismo, en la que participan las interacciones neuroquímicas.

“El bruxismo del sueño ya no existe”. Así lo afirman los doctores Gary D. Klasser, Nathalie Rei y Gilles J. Lavigne tras una revisión de la etiología de esta patología.

También agregan que su etiología ya no se basa en factores exclusivamente mecánicos o problemas psicológicos.

El cambio de paradigma apunta a considerarlo como un trastorno del movimiento relacionado con el sueño, que posee una etiología multifactorial aún por determinar que involucra procesos fisiológicos multisistémicos complejos.

Las hipótesis más recientes sobre la etiología del bruxismo apoyan el papel de los sistemas nerviosos central y autónomo en el origen de la actividad oromandibular durante el sueño, tal como lo desarrollan en el artículo “Sleep Bruxism Etiology: The Evolution of a Changing Paradigm”, publicado en Journal of the Canadian Dental Association.

“Los mecanismos relacionados con el sueño bajo la influencia de sustancias químicas cerebrales y el mantenimiento de la permeabilidad de las vías respiratorias durante el sueño pueden aumentar la actividad motora subyacente a la génesis del bruxismo del sueño y la actividad muscular masticatoria rítmica (RMMA), la manifestación motora del bruxismo del sueño que precede al rechinamiento de dientes durante el sueño”, explican estos profesores de la State University of Luisiana (Estados Unidos) y de la  Université de Montréal (Canadá).

Si bien ninguna terapia todavía demostró ser eficaz para tratar el bruxismo del sueño, los doctores Kassler, Rei y Lavigne aseveran que se están adquiriendo nuevos conocimientos por medio de la exploración científica, que desafían lo que otrora se consideraba un hecho (como ocurrió con el bruxismo).

“Por lo tanto, es importante que los odontólogos reconozcan y comprendan los nuevos paradigmas, ya que esto conducirá a mejores intervenciones para los pacientes que merecen la mejor atención disponible basada en la evidencia”, reflexionan en su artículo.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*