Piercing: todos los riesgos de llevaros en la cavidad oral

En forma clara, un profesor alemán enumera cada uno de sus impactos en la salud bucal y sus hábitos de uso.

Si quedaban dudas acerca del efecto de los piercings orales, el estudio del profesor Clemens Walter, de la Universidad de Medicina de Greifswald (Alemania) lo grafica en forma contundente: “los dentistas deben informar a sus pacientes sobre el riesgo de complicaciones periodontales cuando se llevan piercings orales, y se debe animar encarecidamente a las personas con estos piercings a que se los quiten”. 

En un póster electrónico presentado en EuroPerio10 (el congreso de la Federación Europea de Periodoncia), Walter plasmó sus conclusiones tras revisar en forma sistemática y analizar ocho estudios con 408 participantes en total (236 piercings en el labio y 236 en la lengua). 

“Nuestro estudio reveló que muchas personas con piercings orales tenían bolsas y huecos profundos alrededor de los dientes, y encías retraídas y sangrantes. Estos son signos de periodontitis y puede conducir a la pérdida de dientes. Las personas con piercings en la lengua y el labio deberían quitárselos para proteger sus dientes y encías de mayores daños”, insistió el autor, citado por el periódico español Gaceta Dental. 

También, que estos accesorios orales y en lengua afectan negativamente a los dientes y encías adyacentes. “En las personas con piercings en la lengua, los daños eran especialmente notables alrededor de los dos dientes frontales inferiores, llamados incisivos mandibulares, que son importantes para morder y masticar los alimentos. La probabilidad de que se dañen los dientes y las encías parece aumentar con la duración del uso de un piercing en el labio o la lengua”, agregó el investigador alemán.

Otros datos adicionales fueron que 1 de cada 5 pacientes tenía un piercing en más de una zona bucal; que la duración del uso podría ser de un mes a 19 años y que la mayoría de estas joyas estaban hechas en metal.

En cuanto a su uso, se estima que aproximadamente el 5% de los adultos jóvenes tienen piercing orales y el lugar más común para llevar estos accesorios es la lengua. Las mujeres parecen elegirlo más: las posibilidades de tener un piercing oral son cuatro veces mayores en ellas que en los hombres.  

Las conclusiones de Clemens Walter también pueden consultarse en el artículo Tongue and lip piercings may damage teeth and gums publicado en el British Dental Journal.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*