El estrés en la enfermedad periodontal: el aporte de la carga alostática

Un estudio considera este tipo de medición del estrés y su beneficio para el tratamiento de las enfermedades periodontales.

Componentes genéticos y comportamentales se asocian a la enfermedad periodontal. Dentro del primer grupo se encuentra la susceptibilidad a desarrollarla; así como ciertas afecciones sistémicas pueden predisponer a la periodontitis como por ejemplo la diabetes, la leucemia y la neutropenia adquirida.

En el caso del segundo grupo, se identifican como factores de riesgo conductuales al tabaquismo, la alimentación, el alcoholismo y a la mala higiene bucal asociada a una limpieza dental personal y profesional inadecuada.

Los estresores psicológicos pueden influir en los factores de riesgo conductuales de la periodontitis y afectar directamente a los tejidos periodontales.

“Los estudios han demostrado que las personas sometidas a estrés son más propensas a fumar, menos propensas a cepillarse los dientes y menos propensas a visitar al dentista, determinantes del comportamiento de suma importancia para las enfermedades periodontales”, explican Wael Sabbah, Noha Gomaa y Aswathikutty Gireesh citados por Intramed.

Estos autores llevaron a cabo una revisión narrativa del papel del estrés en las enfermedades periodontales y los diferentes mecanismos a través de los cuales el estrés impacta enfermedades periodontales. Sus conclusiones fueron publicadas en el artículo “Stress, allostatic load, and periodontal diseases” publicado en la revista Periodontology 2000.

Uno de los conceptos desarrollados en el escrito fue el de “alostasis” (“estabilidad a través del cambio” según Peter Sterling): la regulación busca mantener la aptitud física en la selección natural (adaptación) y no la constancia. Opuesto a la homeostasis (permanecer en el mismo estado), en la alostasis el orgnismo cambiará su medio interno para enfrentar un desafío o perturbación que viene del exterior.

Así, “Este modelo atribuye enfermedades como la hipertensión arterial y la diabetes tipo 2 a las señales neuronales sostenidas que surgen de las interacciones ambientales insatisfactorias con una alta demanda”, explican los autores mencionados.

También, en el artículo se describen los tipos de estrés psicosociales, los biomarcadores neuroendócrinos, los biomarcadores metabólicos y la medición de la carga alostática, que refleja la influencia de circunstancias sociales y experiencia de vidas estresantes.

Sabbah, Gomaa y Gireesh afirman que investigación de la relación entre la carga alostática y la enfermedad periodontal todavía está en desarrollo.

La misma “presenta una buena oportunidad para establecer un indicador biológico compuesto como factor de riesgo de enfermedad periodontal. Este indicador también es potencialmente beneficioso para la periodoncia personalizada, ya que ayudará a orientar la intervención a niveles específicos de riesgo y ayudará a integrar las políticas de promoción de la salud oral y general”, concluyen en su escrito.


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*