XILITOL: ¿UN EDULCORANTE ALTERNATIVO O ALGO MAS?

La caries dental es una patología prevalente y de gran importancia social, médica y económica. Detectada y tratada suficientemente temprano es reversible. La remineralización de defectos menores del esmalte es un proceso fisiológico normal  conocido por los odontólogos y que puede favorecerse con diversos procedimientos dietéticos y de higiene oral. El uso habitual de xilitol se ha asociado con una reducción significativa en la incidencia de caries y con la remineralización dentaria.

El xilitol es una sustancia natural y cristalina presente, en cantidades bajas, en prácticamente todas las plantas, microorganismos y tejidos animales y en mayor concentración en la corteza del abedul. Es el alcohol derivado del azúcar xilosa y posee un poder edulcorante semejante al de la sacarosa. En los chicles produce un “efecto de refresco”, ya que al disolverse toma energía del medio y lo enfría.

Los trabajos de investigación comenzaron en Finlandia en 1969 y brindan evidencia científica apoyando el uso de gomas de mascar con xilitol para prevenir la caries dental.

Los autores que se oponen a la existencia de efectos específicos del xilitol pueden explicarse simplemente en términos del aumento de la salivación asociado con el consumo de dulces y a la sustitución del agente cariogénico (sacarosa) de la dieta.

Aunque estas afirmaciones son ciertas, posee además efectos, que le son propios.  Por su estructura química une al calcio y lo  retiene en el biofilm, formando complejos que frente a un ataque ácido fácilmente lo liberan favoreciendo la remineralización en las caries incipientes en forma similar a lo que sucede con el depósito de F2Ca que se obtiene con las topicaciones.

Al ser un polialcohol, es extremadamente hidrofílico y se disuelve con facilidad en la saliva donde compite con las moléculas de agua por la capa de hidratación de las biomoléculas (como las proteínas) y de iones como el calcio. El desplazamiento del agua junto a la complejación del Ca(II)  estabilizan los sistemas de fosfato de Ca salivales, requisitos para la remineralización del diente. Imitaría la función de péptidos salivales naturales, como estaterinas responsables en parte de la sobresaturación de Ca(II) y los niveles de fosfato inorgánico en el fluido de la placa (en neutralidad).

También debido a su bajo peso molecular y la naturaleza hidrofílica, puede funcionar como osmoregulador.

 

En relación a la placa bacteriana y su metabolismo el xilitol:

  • No es normalmente reconocido por los mecanismos de transporte de los organismos cariogénicos ni está directamente implicado en la producción de ácidos y  de caries.
  • Disminuye el crecimiento de la mayoría de las cepas de Streptococcus del grupo  mutans, altera su pared bacteriana, baja la formación de polisacáridos extracelulares, la adhesividad y la cariogenicidad de la placa.
  • Aumenta el metabolismo nitrogenado y con ello la alcalinidad de la placa.
  • Reduce el número bacterias acidúricas y acidogénicas (como los lactobacilos) y de levaduras.

 

 

A largo plazo el consumo de xilitol en cantidades diarias relativamente pequeñas reduce significativamente la incidencia de la caries dental. En particular, son efectivos los productos masticables de xilitol (gomas de mascar, pastillas y caramelos duros).

El xilitol cumple con los requisitos de seguridad y eficacia para su uso en los programas de prevención de caries en todos los grupos etarios.

Los programas escolares para el uso habitual de xilitol en cantidades diarias relativamente pequeñas demuestran que se reduce significativamente la incidencia de la caries dental y una protección a largo plazo aun varios años después de dejar de usarlo, lo cual es importante desde el punto de vista de prevención de la caries temprana. Más aún, los estudios madre-hijo sugieren que el uso de xilitol por parte de la madre puede prevenir caries dental en niños aunque éste no haya recibido xilitol, debido a la capacidad de prevenir la transmisión intrafamiliar de caries inducida por Streptococcus del grupo mutans. Tiene efectos sinérgicos con los fluoruros, de modo que la administración de fluoruros no debe descartar la de xilitol sino que juntos potencian sus efectos.

Pero cuidado…. Los efectos del xilitol dependen de la dosis, la frecuencia, la duración de la intervención, etc. y aunque su eficacia clínica es indiscutible y como odontólogos no podemos recomendar su uso como sustituto de la sacarosa ya que no se comercializa como edulcorante de mesa  sólo podemos aconsejar el uso de chicles y alimentos con xilitol, y en los niños jarabes endulzados con este edulcorante.

 

Panorama Odontológico agradece la participación en esta nota a las Dras. Patricia Rodríguez y María Irene Vacas, Profesoras Adjuntas de la Cátedra de Bioquímica General y Bucal de la Facultad de Odontología de la UBA.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*