En Estados Unidos volvió la atención de rutina en los consultorios

La Asociación Dental de ese país estableció normativas para que los odontólogos puedan atender todo tipo de patologías nuevamente.

En el hemisferio norte los odontólogos de a poco retomaron su práctica habitual en los consultorios. A diferencia de lo que indicó la Organización Mundial de la Salud, la Asociación Dental Nacional de los Estados Unidos (ADA, sus siglas en inglés) habilitó las visitas al consultorio para el cuidado preventivo y rutinario dental (por ejemplo, las limpiezas dentales).

Para ello, la ADA fijó lineamientos junto al Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) para que en mayo se retomara la atención normal, sea de emergencia o de rutina. Algunos de ellos son:

-Un panel de acrílico separa al personal del público, que debe mantener siempre la distancia social y utilizar mascarillas de protección.

-En la entrada del consultorio de haber dos contenedores de bolígrafos: uno con los desinfectados y otro con los ya utilizados por los pacientes para confeccionar los documentos necesarios.

-Los pacientes deben responder un cuestionario antes de ingresar a la consulta. Incluye preguntas generales sobre su salud y también cuestiones como la aparición de tos o fiebre en los últimos días o el contacto potencial con personas infectadas de covid-19.

-En la recepción hay menos sillas y deben estar ubicadas para cumplir con la distancia social.

-Los profesionales atienden menos pacientes y éstos deben ingresar solos.

-Una enfermera debe tomar la temperatura antes de ingresar al consultorio.

-Los profesionales llevan su equipo de protección personal, con máscaras N95 y escudos faciales.

-Los ambientes deben estar ventilados y se sugiere la rotación de las salas (para que los aerosoles se asienten y pierdan peligro antes del ingreso de otro paciente).

-El paciente se enjuaga previamente con una mezcla de agua oxigenada o iodo (para eliminar mucha de la población de microbios que habitan en la boca y en la parte superior de la garganta; y a fin de reducir la cantidad potencial de copias de SARS-CoV-2 que se pueden emitir durante la consulta). Si bien no hay prueba científica que respalde esto, la ADA no lo considera un mal hábito.

-En la universidad se evitan los instrumentos ultrasónicos para las limpiezas, ya que su vibración puede difundir el virus en aerosoles. También, se emplea, en lo posible, un dique de goma para exponer la pieza sobre la cual se va a trabajar.

De acuerdo a Chad Gehani, presidente de la ADA, “demorar el cuidado dental presenta riesgos considerables para la salud a largo plazo”. Por ello, con las precauciones adecuadas, los odontólogos de ese país argumentan que el riesgo de contagio de covid-19 es mínimo; a la vez que postergar el cuidado de la salud bucal presenta los graves problemas de siempre.

“A estas alturas, y hemos vuelto a la práctica desde mayo, no se ha registrado transmisión de este virus de un profesional odontológico a un paciente”, aseguró la odontóloga Jessica Hill, citada por Infobae.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*