¿Es realmente necesaria la profilaxis antibiótica en odontología para la endocarditis infecciosa?

Un estudio analizó la eficacia de su eliminación en Suecia en 2012.

En octubre de 2012, Suecia dejó de administrar antibióticos para la

prevención de la endocarditis infecciosa (EI). Años antes, Gran Bretaña se

había convertido en el primer país en abandonar la profilaxis antibiótica en

odontología para esta enfermedad.

Para poder apreciar si la medida tuvo incidencia en la endocarditis

infecciosa estreptocócica oral en personas de alto riesgo, un grupo de

investigadores liderados por Niko Vähäsarja del Instituto Karolinska

(Suecia) emprendió un estudio de cohorte a nivel nacional que abarcó del

decenio 2008-2018.

Éste incluyó a todos los adultos mayores de 17 años que vivieron durante

ese tiempo en Suecia y que contaban con un con un código de diagnóstico

o un código de procedimiento quirúrgico que indicaba un alto riesgo de

endocarditis infecciosa.

También, se confeccionaron modelos de riesgos proporcionales de Cox

para calcular las proporciones ajustadas de EI estreptocócica oral antes y

después de octubre de 2012 entre 76762 individuos de alto riesgo y

referencias. Por su parte, los individuos de bajo riesgo se contabilizaron en

396048.

“Este estudio no encontró una mayor incidencia de EI estreptocócica oral

entre individuos de alto riesgo durante los 5 años posteriores al cese, en

comparación con antes”, anunció el artículo Infective Endocarditis Among.

High-risk Individuals Before and After the Cessation of Antibiotic

Prophylaxis in Dentistry: A National Cohort Study.

No obstante, los autores reconocen la necesidad de que estudios a futuro

incluyan datos sobre la frecuencia y la naturaleza de los procedimientos

dentales invasivos entre las personas de alto riesgo

“Este estudio se suma a la evidencia existente que indica que la AP en

odontología para la prevención de la EI puede suspenderse. En el futuro,

las pautas internacionalmente congruentes similares a las recomendaciones

suecas podrían reducir el uso de antibióticos y, por lo tanto, el desarrollo de

bacterias resistentes a los antibióticos” reflexionaron hacia el final de su

escrito.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*