Algunos consejos básicos para mejorar la relación con el paciente

Determinados hábitos y formas de comunicar pueden incidir en la forma en que se establece la relación entre el odontólogo y el paciente. Un decálogo de sugerencias para mejorar el acto comunicacional en el consultorio.

 

Manejar la comunicación no es una tarea sencilla: todos saben hablar pero para comunicar lo deseado y en la forma esperada entran en juego muchos factores que escapan al control. Uno de ellos es la comunicación no verbal que da forma y complementa el contenido en el acto comunicacional. A veces –e involuntariamente- la comunicación verbal y no verbal es contradictoria.

A esto se le suma que la Odontología es una profesión relacional en la que se entabla comunicación con todo tipo de personas: ansiosas, sumisas, depresivas, escépticas, etc. Entonces, prestar atención a la comunicación en todas sus dimensiones es un punto de partida para mejorar la relación con los pacientes.

A nivel verbal, hay que dar todas las explicaciones necesarias respecto a la patología y al plan de tratamiento propuesto con claridad y con un léxico comprensible para el interlocutor. Los medios diagnósticos orales, escritos y visuales son un punto de apoyo a considerar.

El doctor Mario Utrilla Trinidad (Secretario General Sociedad Española de Gerencia y Gestión Odontológica) enumera algunos consejos que parecen evidentes pero que no siempre se cumplen en la situación comunicacional dentro de la consulta. Estar atentos a ellos ayudará a mejorar la relación con el paciente:

-No hablar distraídamente con otros compañeros o entre el doctor y el asistente dental cuando el paciente está en el sillón: sentirá que no es el centro de atención.

-El profesional y el personal de la clínica o consultorio no deben contar sus problemas al paciente porque no le interesan.

-Si el paciente está nervioso, hablar de otros temas de conversación distintos al acto clínico puede ser un recurso para distraerlos.

-La asistente dental puede funcionar como auxiliar y guía del paciente frente a la situación desconocida.

-La asistente dental debe presentarse cuando vea al paciente por primera vez y presentar al odontólogo para ir creando un clima conocido y más cómodo. El personal debe tratarse siempre de usted delante de los pacientes y a los pacientes, a no ser que ellos den permiso para no hacerlo.

-Presentarle los estímulos de manera secuencial, poco a poco, ya que “a mayor número de estímulos, menor es la atención y el aprendizaje”. No agobiar.

-Adaptarse al ritmo de cada paciente. Brindarle tiempo para modificar su conducta, valorar sus capacidades y posibilidades. Hay pacientes que progresan más rápido que otros.

-Informar al paciente sobre cuánto tiempo tendrá que esperar: 5, 10, 15 minutos, etc.

-Ser respetuosos y tolerantes con los pacientes. No hacerlos sentirse mal al abusar de los castigos como reñirles por no cepillarse. Mantener siempre una actitud cordial y considerada para poder ganarse su confianza.

-Estar en contacto lo más permanente posible con los miembros del equipo para que  todos conozcan las características y particularidades de cada paciente, su nombre, el tratamiento que se va a realizar, sus inquietudes y expectativas.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*