Una nueva revolución en Endodoncia: la regeneración de tejidos

El proceso por el que se recupera la estructura y función de tejidos u órganos dañados promete convertirse en el paradigma de la especialidad.

Por:

Dra. Beatriz María Maresca. Miembro de número de la Academia Nacional de Odontología, profesora titular de la Universidad Kennedy, directora de la Carrera de Especialización en Endodoncia AAO-Universidad Favaloro y ex profesora titular de la Cátedra de Endodoncia de la UBA.

Dr. Jorge Fernández Monjes. Miembro de número de la Academia Nacional de Odontología, profesor titular de la Universidad Kennedy, dictante de la Carrera de Especialización en Endodoncia AAO-Universidad Favaloro y ex profesor adjunto de la Cátedra de Endodoncia de la UBA.

 

La Endodoncia se enfrenta a un cambio de ideas y a una revolución biotecnológica, donde el conducto radicular deja de ser el mero soporte físico de un material de obturación “inerte” para convertirse en un proveedor de iones que influyen y modulan el proceso de autoreparación de los tejidos del sistema de inserción dental y del hueso alveolar.

Mediante una correcta técnica mínimamente invasiva no mutilante, los biomateriales de obturación de tercera generación permiten la inducción y generación de las células comprometidas con la reparación. Así se constituyen en una plantilla inductora tanto de los tejidos duros como blandos que intervienen en el restitution ad integrum del sistema complejo apicoperirradicular.

Estos biomateriales actúan de una forma amigable para los tejidos, pero altamente deletérea para la biopelícula endodóntica bacteriana al potenciar la respuesta inflamatoria-inmune de una manera eficiente: reduce los altos costos tanto en tecnología como en pérdida de tejidos dentales. Esto se debe a la reducción de intervenciones complementarias de la endodoncia que generan la pérdida de tejidos, tanto del diente como de soporte y del hueso alveolar que lo rodea.

Existe un enorme salto cualitativo entre los conceptos teóricos de sustituir el tejido pulpar por un material inerte, como en la técnica de selladores; y el concepto de reparar, con la aposición de tejido duro en el foramen apical. En la actualidad, este último concepto es superado por el de regenerar el sistema de inserción dental (cemento dental, periodonto y cortical alveolar) mediante el uso de biomateriales de tercera generación.  

“La medicina regenerativa, que intenta usar la capacidad de reparación del propio organismo, es el nuevo  paradigma del siglo XXI”, sostiene  Pablo Argibay.

Por definición de la Sociedad Europea sobre los biomateriales, los de tercera generación están destinados a formar una interfase con los sistemas biológicos para evaluar, medicar, aumentar o reemplazar cualquier tejido, órgano o función del cuerpo.

Su diseño está basado en un modelo teórico de interacción controlada con la materia viva y la función con el objetivo de estimular en el nivel molecular, la proliferación y la diferenciación celular y dirigir la producción y organización de la matriz extracelular.

Estos materiales son bioactivos y bioabsorbibles, concordancia que permitió el desarrollo de la ingeniería de tejidos (crecimiento  in vitro) y la regeneración (crecimiento in vivo). Estas propiedades posibilitan su empleo en la terapeútica endodóntica como osteoinductores, osteoconductores y osteogénicos en el interior mismo de la lesión apicoperirradicular.

La sobreobturación terapéutica intencional posibilita la eliminación de la biopelícula bacteriana presente en los tejidos apicales, así como estimular la reparación posendodóntica por regeneración siguiendo la secuencia embriológica establecida. El sitio de la lesión se comporta como un verdadero biorreactor generador de tejidos destinado a alcanzar el restitution ad integrum del sistema de inserción dental.

Para Ilya Prigogine (Premio Nobel de Química), existe una enorme distancia entre las estructuras complejas que podemos producir mecánicamente y la complejidad de las estructuras biológicas.  Los sistemas biológicos autoorganizados forman productos complejos con precisión, eficacia y velocidad muy superiores a los que podemos producir mecánicamente.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*