¿Por qué ir al odontólogo durante el embarazo?: enfermedad oral y gravidez

Las enfermedades de la cavidad bucal que afectan el embarazo, la futura salud bucal del bebé, el momento ideal para cambiar hábitos y la seguridad de los tratamientos son algunas razones por las cuales los profesionales de la salud (y en especial los odontólogos) deben insistir en que la mujer embarazada acuda al consultorio durante la gestación.

 

La relación entre salud oral y sistémica ha sido evidenciada a lo largo de varios estudios científicos. Así fue como se ha asociado las enfermedades bucales con patologías respiratorias, cardiovasculares, artritis reumatoide y diabetes. Durante el embarazo, la enfermedad periodontal constituye un factor de riesgo en partos prematuros, aborto, diabetes gestacional, bebés de bajo peso y preeclampsia. La salud de la madre influye en la de su futuro hijo, inclusive en lo que respecta a la salud oral. Así lo afirman las doctoras Elena Martínez-Sanz (Servicio Aragonés de Salud y Departamento de Anatomía y Embriología Humanas y Veterinarias de la Facultad de Medicina. Universidad Complutense de Madrid –UCM-); Irene Paradas-Lara y Concepción Martínez-Álvarez (Departamento de Anatomía y Embriología Humanas y Veterinarias. Facultad de Medicina de la UCM) en el artículo “La importancia de la salud bucodental durante el embarazo” publicado en Gaceta Dental.

La gestación supone cambios principalmente de orden hormonal y vascular, los cuales pueden afectar a dientes, mucosa oral y periodonto. También, puede aumentar la susceptibilidad a las enfermedades bucales como a la gingivitis, que se presenta entre el 30 y el 100 por ciento de las mujeres embarazadas debido a alteraciones hormonales (más allá de que aún no se pudieron esclarecer los mecanismos fisiológicos que llevan a esto).

La relación entre diabetes gestacional y enfermedad periodontal está bien establecida: se estima que las embarazadas que la padecen tienen hasta nueve veces más probabilidad de tener enfermedad periodontal.

Asimismo, el épulis,  granuloma gravídico o tumor del embarazo es otra afección que aparece con una frecuencia del 0,2-9,6 por ciento alrededor del segundo trimestre de embarazo y suele desaparecer después del parto. Se trata de una masa localizada en la encía, que sangra fácilmente y que es una reacción inflamatoria proliferativa fibrovascular a la placa bacteriana exacerbada por los cambios hormonales.

“Sin embargo, todos los autores consultados destacan que carece de fundamento científico la creencia popular de que el embarazo debilita los dientes de la mujer irremediablemente como resultado de la pérdida de calcio”, sostienen las autoras citadas. Asimismo, agregan que no existe una clara evidencia acerca de cuáles son los factores que aumentan el riesgo de caries durante el embarazo. “Se han sugerido varios, incluyendo cambios en la dieta, aumento del consumo de hidratos de carbono, aumento del número de ingestas, aumento del ácido en la boca a causa del vómito, disminución la producción salival y/o aumento de la acidez de la saliva”, concluyen.

Lo que se debe tener en cuenta, más allá de las patologías descritas, es que el cuidado de la salud bucal y la atención odontológica durante el embarazo son seguros, eficaces y necesarios. Por ello, se aconseja visitar al odontólogo una vez en cada trimestre y luego de parto para una reevaluación bucal.

En caso de que la embarazada necesite tratamiento, el mejor momento para encararlo sería el segundo trimestre aunque puede llevarse a cabo durante cualquier momento de la gestación. Por su parte, las radiografías dentales son seguras siempre que se tomen las precauciones adecuadas de protección radiológica.

En la consulta odontológica, la mujer gestante podrá recibir información y asesoramiento específico sobre salud bucodental para ella y para su hijo; realizarse el tratamiento específico, recibir las prescripciones indicadas, asesorarse sobre alimentación y enfermedad bucal y sobre los efectos nocivos del tabaco y el alcohol. Constituye un espacio ideal de prevención y promoción de la salud ya que durante el embarazo las mujeres suelen estar más receptivas a cambiar sus hábitos para cuidar su salud. “En general, todos los profesionales sanitarios deberían ser más proactivos para que las gestantes acudan al dentista”, indican doctoras Elena Martínez-Sanz, Irene Paradas-Lara y Concepción Martínez-Álvarez. “Además, también son importantes las visitas postparto para reforzar la necesidad de mantener unos buenos hábitos de higiene oral, así como para instaurar un plan de revisiones odontológicas periódicas, consiguiéndose así una salud óptima en embarazos posteriores”, aconsejan las especialistas.

Es así como la salud bucal durante el embarazo debería ser un objetivo en la salud pública, con más información y prevención a la población y a los profesionales de la salud. Esto no solo se fundamentaría en la relación entre las enfermedades sistémicas y las orales durante la gravidez, sino también entre la relación de una buena salud bucodental de la madre y la de sus futuros hijos.

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*