La Sociedad Argentina de Ortodoncia de festejo por su 85° aniversario

SAO – 1933-2018

La Institución celebra su pasado, presente y futuro en educación continua y perfeccionamiento profesional.

La Sociedad Argentina de Ortodoncia (SAO) cumple 85 años y sobran los motivos para celebrar: desde 1933 no para de crecer a nivel institucional, académico y científico. Su fundación data del 12 de junio en el seno de la Cátedra de Ortodoncia de la Escuela de Odontología de la Universidad de Buenos Aires.

Es difícil resumir tanta historia en líneas, pero entre los mayores logros de esta organización se destacan no sólo sus encuentros científicos nacionales e internacionales, sino también la creación de la Carrera de Especialización en Ortodoncia y Ortopedia Dentomaxilar; la defensa de la Especialización “Ortodoncia por ortodoncistas”, y los cursos que otorgan créditos ante el Tribunal Argentino de Evaluación en Ortodoncia y Ortopedia Dentomaxilar (TAEOOD), miembro del WFO Committee on National and Regional Orthodontic Boards quien sesiona tres veces al año certificando Especialistas.
Por otra parte, como beneficio para sus socios, la SAO edita semestralmente la reconocida revista científica ORTODONCIA y brinda el acceso a su Biblioteca, una de las más importantes de la Especialidad en latinoamérica. 

 

 

Con proyección hacia adentro y hacia afuera

La SAO se convirtió en miembro fundador e integrante del World Federation of Orthodontists (WFO: Federación Mundial de Ortodoncistas) y como tal forma parte del  Committee on National and Regional Orthodontic Boards (para ser socio de la WFO también hay que serlo de la SAO).

En la actualidad la Sociedad nuclea a entidades provinciales que constituyen sus trece ramas en el interior del País. De esta manera, los profesionales regionales se acercan no sólo a los aconteceres de la Institución, sino también a cursos de corta, media y larga duración con el aval de la SAO. También se facilita el intercambio de  dictantes para los cursos de fin de semana como una manera de enlazar y mantener el mejor nivel de la Ortodoncia en el ámbito nacional. Cada una de estas ramas tiene un delegado que asiste a dos reuniones plenarias anuales del Consejo Federal.

Asimismo, gracias al constante desarrollo de la especialidad, se crearon grupos de estudio en el seno de la SAO como la Sociedad Argentina de Ortodoncia Lingual (SAOL), la Sociedad Argentina de Ortodoncia con Alineadores (SAOA); la Sociedad Argentina de Ortodoncia y Disfunción (SAOD); la Sociedad Argentina de Ortodoncia Lingual (SAOL) y la Sociedad Argentina de Ortodoncia Quirúrgica (SAOQ).

También desarrolla actividades en estrecha colaboración interinstitucional con la Universidad Nacional de Buenos Aires, la Universidad Tecnológica Nacional, la Sociedad Argentina de Cirugía y Traumatología Bucomáxilofacial (Seccional de la Asociación Odontológica Argentina), la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales, la Sociedad Odontológica de La Plata, la Universidad Católica Argentina, el Hospital de Pediatría Prof. Juan P. Garrahan, y el Patronato de la Infancia.

 

 

De los pioneros del ‘33 a la actualidad

La SAO fue una iniciativa de próceres e ilustres referentes de la Odontología como el profesor doctor Ubaldo Carrea (titular de la Cátedra de Ortodoncia de la UBA), Armando E. Monti, Raúl Caffarello, Miguel A. Finochietti, Domingo Bianco, Guillermo Sanmartino, Oscar Cassiet, Dadi Bausset, José Dueñas, Vicente Bertini, Mario González, Miguel Raffo, Raúl Otaño Antier y Carlos F. De la Torre.

Su primer presidente fue el doctor Dueñas; mientras que el profesor Carrea se desempeñó como su mentor, presidente honorario, presidente del Tribunal de Honor y miembro del Cuerpo Asesor de Ortodoncia. Correa ejerció una positiva influencia en Dueñas ya que era considerado maestro de numerosos odontólogos y contaba con un alto prestigio internacional.

La motivación para crear un espacio propio dentro de la profesión fue difundir las enseñanzas de la especialidad y formar profesionales idóneos con sólidos conocimientos científicos, técnicos y humanísticos. Pero también tenía un trasfondo social y más humanístico: desarrollar materiales de bajo costo para hacer accesible la ortodoncia a las clases más humildes y propender al bienestar y el mejoramiento de la salud de la población.

Actualmente, no sólo superó sus metas iniciales, sino que cuenta con una nómina societaria de alrededor de 2000 colegas y un amplio edificio propio. Su crecimiento como Sociedad tanto dentro como fuera de los límites del País da cuenta del impulso académico e institucional de generaciones de odontólogos. Sin su constante trabajo, dedicación e imaginación este sueño no hubiera sido posible.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*