Para festejar los primeros 60 años

Hace 60 años un grupo de odontólogos preocupados por la salud de los niños se autoconvocaron en la Asociación Odontológica Argentina para pensar y enfrentar un desafío: poner en cortocircuito los métodos usuales de la odontología, explorar las zonas vedadas del sentir del niño-individuo y allanar los malentendidos que rodeaban su atención.

Era necesario que migraran las ideas a través de las fronteras y superando las dificultades lingüísticas, las diferencias filosóficas, las convicciones metodológicas y las interferencias locales para que desembarcaran los saberes de las escuelas conductistas del gran observador y sistematizador Gesell y las de la psicología dinámica profunda de Freud y Melanie Klein.

Ese grupo de pioneros lo entendieron y más que incursionar en los conocimientos de la psique, extendieron la presencia de la psique a la atención de salud. ¿Solo de los niños? Acaso ¿la instalación no habría sido gatillada por la misma infancia, al permitirse decir “no quiero”?

Aquellas fueron la plataforma de lanzamiento para las sucesivas investigaciones teóricas y empíricas, muchas de las cuales se refrendan hoy mediante el conocimiento de la casi mágica dinámica cerebral.

A esa instalación de la visión del mundo centrada en el sujeto-niño, se instaló la censura científica al individualismo y, en una expresión del dualismo que caracteriza el crecimiento de las ciencias, surgió en el seno de ese grupo de pioneros la preocupación por la salud colectiva.

Después, cuando los mecanismos institucionales del país se rompieron repercutiendo sobre la Universidad Argentina, la AAON, al igual que otras instituciones odontológicas, ampararon los quehaceres de muchos profesionales desplazados, que hoy son líderes en instituciones universitarias públicas y privadas en la región.

Presentación1AAON no quiere resignar aquella convocatoria y quiere darle sentido a ser un pequeño espacio de libertad porque como dice Terray, “en la tradición hipocrática, la medicina (y la odontología) genuina comienza con el tratamiento de las enfermedades invisibles, es decir por el conocimiento de hechos sobre los cuales el enfermo no dice nada porque no es consciente de ellas o porque omite revelarlas”; tampoco quiere hacer profesión de fe al monoteísmo de la odontopediatría o sus derivados, porque el ser humano total es demasiado importante para confundir la rigidez científica con el rigor científico.

AAON quiere festejar los nuevos conocimientos de la biología molecular, la microbiología y la inmunología, la antropología y las ciencias sociales, las ciencias de la salud pública y las humanidades. Por eso los convoca a compartir con Bernadette Drummond, Marilia Afonso Rabelo Buzalaf y destacados profesionales latinoamericanos las XXIX Jornadas que tendrán cita los días 22, 23 y 24 de Septiembre en el Hotel Sheraton Libertador de la Ciudad de Buenos Aires.

Los Esperamos

Dra. Noemi Bordoni

Presidente de las XXIX Jornadas AAON

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*