Marketing dental 2.0 para aprovechar internet

Estrategias básicas para posicionar y captar nuevos pacientes

Difundir la actividad de un consultorio en internet es mucho más que armar un sitio web y utilizar frases e imágenes de moda. Es poder aprovechar todo el potencial de las herramientas que dispone la plataforma on-line y pensar más en la marca que en la publicidad. Aquí, algunos consejos simples y prácticos sobre cómo adentrarse en el marketing odontológico.

A pesar del avance digital que ofrece internet, todavía muchas clínicas dentales se encuentran perdidas en el océano 2.0. Otras son algo reticentes en cuanto al desarrollo de campañas on-line y en las redes sociales, pues los beneficios son casi nulos o poco visibles.

A pesar de ello, las tendencias indican que el 69 por ciento de los propietarios de centros o consultorios dentales creen que internet será la primera fuente de captación de pacientes en un futuro cercano. Sin embargo, el 25 por ciento de ellos afirma no tener un plan de posicionamiento para su empresa de Odontología, de acuerdo a un estudio de tendencias de VP20 Consultores presentado en el I Foro de Excelencia en Gestión Dental.

El océano digital está lleno de pacientes con problemas bucodentales y dolores apremiantes, los cuales deben ser tratados rápidamente por especialistas. Dado que el mercado y la competencia en la red es cada vez mayor, la estrategia de una clínica o consultorio debe tener un tono diferenciador. Además, tiene que generar una conexión y confianza máxima entre los usuarios y la empresa para que los posibles nuevos pacientes se sientan decididos a acercarse a las marcas y depositar su confianza en ellas.

¿Quién no recurre a internet cuando necesita de algún servicio específico?

El uso del marketing 2.0 ayuda a desarrollar cualquier negocio y su poder es casi inimaginable para potenciar la marca personal, la reputación y visibilidad en la web. Es la transformación del marketing tradicional por el efecto de las redes sociales e internet; y se centra en el usuario y su relación con la promoción de un producto o servicio.

Por lo tanto, es necesario entender la importancia de saber cómo obtener el mejor rendimiento de las herramientas on-line y que no supongan un excesivo gasto para el bolsillo.

Existen pasos a seguir para que la estrategia de marketing dental pueda alcanzar la eficacia de la gestión 2.0 en la clínica o en el consultorio.

En primer lugar, es necesario crear una estrategia diferenciadora. Esto implica llevar a cabo un profundo análisis de la competencia, ver cuál es su presencia en la web y saber qué canales de difusión utiliza. Luego hay que definir los objetivos, descubrir las fortalezas y debilidades propias y a partir de ello crear una estrategia para potenciarlos.

También hay que armar un sitio web atractivo y funcional para los usuarios,  que facilite el contacto humano con el profesional y al que se pueda acceder desde cualquier computadora o dispositivo móvil. También se puede ofrecer servicios y facilidades como un sistema de reserva de turnos online, la suscripción a un boletín para mantenerse informados de las ofertas y promociones, y un blog con contenidos originales y consejos que le sirvan de ayuda.

En segundo lugar, hay que transmitir un mensaje de cercanía y confianza. Para ello están los contenidos del blog y las redes sociales. De esta forma, a la marca personal se le aporta un valor añadido que impulse al potencial paciente a atenderse en la clínica o consultorio en cuestión. Estas herramientas son gratuitas y pueden ser un fuerte envión si se saben rentabilizar.

Las redes sociales permiten mostrar de primera mano los servicios ofrecidos y entablar una relación de cercanía y confianza que se consolide en la visita al consultorio. Por otro lado, los newsletters difunden los contenidos de interés a los pacientes actuales y futuros.

Además, es importante que a través de las redes sociales se establezca un feedback con los usuarios para dar más humanidad al entorno 2.0 y brindarles la oportunidad de que hablen, interactúen y resuelvan sus dudas o quejas para lograr juntos un servicio de atención al paciente de excelencia.

En tercer lugar, es necesario crear imagen de marca y no de venta. Habitualmente, la gente huye de los contenidos expresamente publicitarios. Por ello, se prefiere trabajar sobre una identidad de marca y personalidad propia que llame directamente la atención a través de Facebook, Twitter, Youtube, etc. También ayuda colaborar en proyectos de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) con iniciativas solidarias que lleguen al corazón del paciente y generen un sentimiento de compromiso con la sociedad.

En cuarto lugar, hay que denotar credibilidad y transparencia. En este sentido, es necesario crear un buen posicionamiento en Google. Internet es un universo abierto a todo el mundo en el que los buenos y los malos comentarios aparecen en las primeras páginas de los buscadores; ya que son los propios pacientes los que recomiendan, valoran y juzgan la actividad de los odontólogos y sus centros de atención.

Finalmente, se debe tener un control de los resultados on line. En la comunidad 2.0 también es necesario analizar los resultados de las acciones de marketing digital llevadas a cabo. Esto ayudará a conocer qué estrategias están funcionando (y cuáles no), qué hay que cambiar y cómo redireccionar el camino de su consultorio o clínica en el ámbito online.

También hay que aprovechar toda la información relativa a los pacientes: conocer sus preferencias y gustos, y dar respuesta a sus consultas más frecuentes son estrategias que dan buenos resultados pero que la mayoría no sabe optimizar de manera adecuada.

Todas las herramientas que el marketing digital pone en su poder, como los sitios web, los blogs, las redes sociales, el posicionamiento, el análisis y métrica de datos deben emplearse de manera responsable y eficaz para fomentar la visibilidad y la identidad de la empresa o servicio.

Así todo, no hay mejor referencia que la de un paciente satisfecho. Y la imagen del consultorio, centro de atención o clínica  es algo que se debe construir en conjunto, poco a poco, gracias al equipo de profesionales y a la colaboración innata de los pacientes a quienes se ayuda a tener una vida mejor y le ayudan al odontólogo a dar forma a su empresa dental.

Fuente: Gaceta Dental (nº 279).

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*