Fracturas dentales durante la pandemia de coronavirus

Otra consecuencia indeseada se agrega a la lista que nos deja la emergencia global por covid-19: un aumento de dientes rotos. El porqué de este fenómeno y qué recomendar a los pacientes.

Los dientes son piezas frágiles. Presentan pequeñas fisuras por masticar, rechinar y por el uso diario. Sin embargo, debido a la situación sanitaria mundial por el covid-19 surgieron otros factores entre la población que inciden en el aumento de fracturas dentales.

La odontóloga Tammy Chen (prostodoncista y directora del Central Park Dental Aesthetics en Estados Unidos) los describió en el artículo “Los dentistas enfrentan una epidemia de dientes rotos: ¿qué está pasando?” para el New York Times:

-Estrés. Pesadillas inducidas por la pandemia hasta el fenómeno del “doomsurfing” (tendencia a navegar internet en búsqueda de malas noticias) o la “coronafobia” afectan a la salud mental. Este estrés lleva a apretar y rechinar los dientes y, por consiguiente, a dañarlos.

-Malas posiciones corporales, asociadas al aumento del teletrabajo. Hacen que los hombros se encorven hacia adelante produciendo una posición similar a la letra “C” en la columna. “Los nervios del cuello y los músculos de los hombros conducen a la articulación temporomandibular, o ATM, que conecta la mandíbula con el cráneo. Una mala postura durante el día puede traducirse en un problema de rechinamiento por la noche”, explicó la doctora Chen.

-Falta de sueño reparador. Trae como consecuencia un sistema nervioso simpático hiperactivo o dominante. El cuerpo se mantiene en un estado de excitación en lugar de descansar y recargarse. Esa tensión recae directamente sobre los dientes.

¿Qué aconsejar a los pacientes? La doctora Chen brinda algunas recomendaciones. Por ejemplo, emplear el protector bucal nocturno durante el día. Este dispositivo proporciona una barrera física que absorbe y dispersa la presión.

También, establecer un puesto de trabajo adecuado dentro del hogar y adoptar una postura sana al trabajar frente a la computadora. Al sentarse, los hombros deben estar alineados con la cadera y las orejas con los hombros. La pantalla debe encontrarse a la altura de los ojos. Cada vez que se pueda, pararse e incorporar más movimiento.

Finalmente, realizar ejercicios que estiren la columna, tomar baños relajantes y tranquilizar la mente antes de ir a dormir con ejercicios de respiración.

“Queremos evitar cualquier estrés adicional por rechinamiento que podría causar que estas grietas microscópicas se conviertan en grietas más grandes y, en última instancia, en un fallo catastrófico que requiera un tratamiento de conducto, una corona u otro tratamiento dental importante”, indicó la doctora Chen. Como siempre, el objetivo es siempre prevenir antes de curar.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*