Flujos digitales en Odontología: de la digitalización a la producción

Gracias a nuevos software la forma tradicional de trabajar en el consultorio será reemplazada de a poco por los flujos digitales. Un artículo de Dental Innovation describe cómo la informática asiste en el diseño y en la fabricación de prótesis y guías quirúrgicas.

La tecnología digital se expande en todos los ámbitos y la Odontología no es la excepción. A través de flujos digitales se puede optimizar el trabajo clínico. Algunos ejemplos van desde el uso de una cámara fotográfica digital hasta mediciones cefalométricas con software o el empleo de tomografía computarizada cone-beam (o CBCT, por sus siglas en inglés). En estos casos, el flujo digital es completo o incompleto. Para que se precie en forma completa, el flujo digital posee tres fases: digitalización, diseño y producción. A continuación se detallará cada una de ellas.

La digitalización puede llevarse a cabo con radiografías con capacidad de alcance en distintos tejidos (volúmenes completos), sin textura intraoral y extraoral y con textura intraoral y extraoral. Por ejemplo, la CBTC constituye una muestra de digitalización radiológica que penetra en los tejidos con radiaciones ionizantes. En el proceso, se convierten en imágenes gracias a la interpretación del software y que pueden ser almacenadas en formato DICOM. Por su parte, los escáneres ofrecen archivos STL (Stereolitography o Standard Triangle Language) a través de la conversión de triángulos que unen diferentes puntos. Los extraorales son empleados en laboratorios de prótesis. Digitalizan modelos de escayola e impresiones a través de dos sistemas: óptico o palpación táctil. Los primeros son rápidos y realizan una medición puntual por láser o una lineal por láser o franja de luz. No obstante, necesitan de un escáner táctil para la comprobación del eje Z cuando se trata de prótesis atornilladas con numerosos implantes. En cuanto a los segundos, si bien son muy precisos, son lentos y dependen del tamaño del palpador.

Finalmente, los escáneres intraorales son de tipo óptico con dos formas de flujo digital: “chairside” (o de clínica) o “labside” o de laboratorio. Frente a las impresiones convencionales, estos escáneres intraorales garantizan los resultados de los trabajos en condiciones adecuadas como la ausencia de la saliva, sangre y la visibilidad de las terminaciones marginales. Sin embargo, al emplearse en arcadas completas con un gran número de restauraciones sobre dientes o implantes para una ferulización dental se ve limitado por los Stitching o superposiciones de imágenes que se obtienen a medida que se avanza en el escaneo de la arcada.

La segunda fase del flujo de digitalización aplicado a la odontología es la de diseño o fase CAD (sigla en inglés de computer-aided design). Ésta se lleva a cabo a través de dos grupos de programas o software: de diseño de sonrisa y espectrofotometría y de diseño de prótesis o guías quirúrgicas.

Para concluir,  en la última fase –de producción o CAM (por sus siglas en inglés computer-aided manufacturing)- se encuentran las técnicas de fabricación por sustracción (electro erosión y ablación láser) y las técnicas de fabricación por adición. Las más conocidas son la estereolitografía (SLA), el modelado por deposición fundida (FDM), la deposición directa de metal (DMD), la sinterización Láser selectiva (SLM) y el fundido selectivo por haz de electrones (EBM). Una vez diseñada la prótesis, se requieren dos procesos CAM para su fabricación: programación por software del Nesting (alojamiento espacial de las piezas a ser fresadas dentro del bloque o disco del material) y la programación de la estrategia del fresado (tipo de fresa, el número de pasadas que se dará, etc.).

En el sistema CAM por adición los estándares de calidad son muy altos. Un ejemplo de ello son la sinterización de polvo de titanio o de cromo cobalto por tecnología SLM. En estos casos, se mejoraron  aspectos relacionados a la porosidad, oxidación, asociación a la cerámica y la  mecanización de estructuras conectadas directamente al implante.

Gracias a las innovaciones en las tecnologías que ofrecen el CAM y CAD comienzan a  reemplazan paulatinamente los flujos de trabajo tradicionales para convertirse en el estándar en los consultorios dentales.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*