Decálogo para la toma de impresiones

La toma de impresiones para prótesis fijas y adhesivas para restauraciones, es un proceso clínico normalmente rápido, pero también, sin lugar a dudas, de una vital importancia.

Una impresión fiel facilita y mejora la elaboración por parte del laboratorio y garantiza la estabilidad, el rendimiento y la duración del producto.

El campo de los materiales de impresión es sumamente amplio. Dado que pueden emplearse para una gran variedad de aplicaciones (desde las prótesis cementadas tradicionales a las removibles, las implantoprótesis o las técnicas híbridas), también son numerosas las técnicas y los métodos de uso.

Por ello, puede resultar interesante elaborar un decálogo de aspectos clave comunes a todos los productos e independiente de la técnica utilizada. Algunos de ellos se suelen dar por sentados, pero pueden ser cruciales. Una vez elegido un material para impresión de calidad, se procederá a su almacenamiento.

  1. Seguir al pie de la letra las instrucciones – Se trata de una regla básica y que vale para todos los productos. Es particularmente importante cuando se utiliza un producto por primera vez. Además, hay que tener en cuenta que, con el tiempo, los fabricantes podrían introducir modificaciones en sus materiales.
  2. Comprobar la fecha de producción – Una vez caducado, el material podría no polimerizarse o, lo que es peor, provocar una reacción no homogénea, con lo que los resultados serían engañosos.
  3. Evitar la contaminación – Aquí nos referimos, en primer lugar, a la contaminación biológica y, por tanto, al riesgo de infección cruzada, pero también a la contaminación química. Un ejemplo es el uso de guantes con polvo en la mezcla de las siliconas de adición, ya que estos materiales son muy sensibles al azufre que contiene el polvo. También pueden contenerlo algunas soluciones de retracción gingival. En la fase preoperatoria se preparan la cubeta y el material en sí. El auxiliar deberá asegurarse de que el profesional con el que suela colaborar le dé instrucciones concretas sobre los procedimientos estándar de desinfección, así como sobre sus prácticas y exigencias personales.
  4. Elegir la cubeta – En los casos en que se vaya a utilizar una cubeta disponible en el mercado, de un solo uso o lavable en autoclave, es preferible optar por un producto rígido y probarlo en la boca para comprobar la medida.
  5. El adhesivo correcto para un uso correcto – Cada categoría de materiales tiene su adhesivo. También en este caso se aconseja seguir las indicaciones del fabricante atendiendo en particular a los tiempos previstos de secado. Posteriormente, se pasará a tomar la impresión propiamente dicha, se elaborará el producto y, por último, se enviará a su destinatario.
  6. Respetar los tiempos de elaboración y de toma de impresiones estipulados por el fabricante.
  7. Introducir el material en la boca del paciente antes de que transcurra el periodo máximo de elaboración.
  8. Mantener en su posición durante todo el periodo de toma de la impresión.
  9. Extraer una vez endurecido.
  10. Desinfección y fabricación – La impresión no estará lista para enviar hasta que se haya desinfectado de manera adecuada, pero sin que ello suponga riesgo alguno de alteraciones. Posteriormente se preparará (o envasará) en las condiciones de humedad que requiera cada material. Es importante que quede protegida de cualquier tipo de golpe.

 

¿Desea más información sobre los productos y soluciones de Zhermack Dental?

http://magazine.zhermack.com/es/estudio-es/decalogo-para-la-toma-de-impresiones/

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*